Morderse las uñas: consecuencias y tratamientos

morderse las uñas

Un hábito muy común es morderse las uñas, pero este simple gesto, además de las consecuencias estéticas que supone para nuestras manos, también puede conllevar numerosos peligros para nuestra salud bucal, algo que suele desconocerse.

Causas de morderse las uñas

Los diferentes estudios que se han realizado sobre las causas de morderse las uñas, llegan a la conclusión de que la ansiedad es un factor muy importante. Esto se debe a que para muchas personas esta acción supone una vía de escape ante una situación de nerviosismo o intranquilidad, algo que poco a poco se va convirtiendo en un hábito. Suele aparecer en la niñez y se presenta como cuadros de ansiedad ocasionados por la presión que sufren los niños en distintos niveles. Así, pasado un tiempo, esta reacción ocasional puede llegar a convertirse en una manía, y solo en la edad adulta, hay quienes llegan a dejarlo por su carácter antiestético, especialmente las mujeres.

Consecuencias

El hábito de morderse las uñas puede causarte desgastes en los dientes, además de problemas en las mandíbulas, riesgo de sufrir infecciones, e incluso, halitosis. Te contamos algunos de los problemas de morderse las uñas:

– Problemas bacterianos. Al morderte las uñas de una forma prolongada, estarás trasladando las bacterias y hongos que tengas en las manos y en las uñas hasta la boca. Esto da lugar a un mayor riesgo de sufrir distintas infecciones, ya que la boca y los dientes son la puerta de entrada a nuestro organismo de bacterias, infecciones y enfermedades.

Desgaste de tus dientes. Si te muerdes las uñas de forma habitual, ese continuo mordisqueo va a erosionar tanto el esmalte como los propios incisivos, mediante microtraumatismos que, en casos extremos pueden llegar a suponer la fractura y astillado de la pieza dental.

– Dolor y problemas en la mandíbula. Este mordisqueo puede producir también, problemas en nuestra articulación temporomandibular, que es la articulación que tenemos entre la mandíbula y el hueso temporal. Esto produce dificultad y dolores al masticar, ya que es un movimiento que la mandíbula realiza de manera forzada.

Halitosis. Otra consecuencia es el mal aliento, ya que existe un traspaso de bacterias desde la zona interna de las uñas hasta nuestra boca. De manera que entre estas bacterias que llegan a la boca, hay algunas que causan la halitosis.

– Problemas en las uñas. Es habitual también que al morderlas, afectemos a su crecimiento y así provoquemos micro roturas, que harán que se desarrollen irregularmente. E incluso, si las mordidas son muy profundas, sentiremos dolor y escozor en las uñas, sobre todo al asir los objetos.

Tratamientos

Como tratamientos, existen esmaltes que permiten la regeneración rápida de las uñas nuevas, así como la sustitución de la placa ungueal (parte superior de la uña) que haya sido afectada. Por otro lado, lo mejor es acudir a un profesional, que será quien mejor pueda establecer los tratamientos adecuados para cada tipo de piel.

Cómo prevenir mordernos las uñas

– Intenta reducir el estrés para no recurrir a la mordedura como válvula de escape.

– Puedes cuidar bien tus uñas, cortándolas y limpiándolas de forma regular. De manera que para alguien que tiene esta manía, si las mantiene siempre bien cortadas y arregladas, será una forma de disuasión.

– Existen en el mercado diferentes productos que se aplican a modo de esmalte trasparente de uñas. Estos ofrecen un desagradable sabor, capaz de conseguir que el contacto con la boca nos resulte poco agradable y rechacemos morderlas.

En definitiva, morderse las uñas es una manía que puede ser muy peligrosa, por lo que la prevención y el tratamiento son fundamentales. Además, realizar revisiones regulares en el dentista, también nos evitará la entrada de infecciones producidas por esta manía. Realiza ya tu revisión en salud bucal en la Clínica Barreiro.