Enfermedades dentales en las personas mayores

Si tienes personas mayores a tu cargo, seguro que ya has comprobado que a esta edad es habitual padecer enfermedades dentales y problemas de salud bucodental. Tomar conciencia de su importancia y de la necesidad de acudir regularmente a revisiones odontológicas es un requisito indispensable para evitar consecuencias todavía más negativas.

Cambios en la salud bucodental en la madurez

A medida que nos hacemos mayores, se desarrollan en nuestro organismo ciertos cambios que pueden afectar a nuestra salud bucodental. Estas alteraciones en la morfología y en la fisiología de de la cavidad oral causan que, muchas veces, los dientes, encías y huesos mandibulares no reaccionen como deberían.

La falta de movilidad y una economía más debilitada hacen que las personas de edad más avanzada no acudan a la consulta del odontólogo tanto como deberían para superar esta situación y mantener su dentadura en buen estado.

Problemas y enfermedades dentales en las personas mayores

La lista de enfermedades dentales más recurrentes a esta edad incluye las patologías de desarrollamos a continuación.

Alteraciones en las piezas dentales

Es habitual que, con el paso del tiempo, la dentina que forma el diente vaya deteriorándose y se oscurezca. Este es un proceso natural, que puede verse agravado por hábitos como el tabaquismo.

Otro de los trastornos fruto de la edad, y que afecta el estado del diente, es la caries radicular. La retracción de la encía y el abandono de los hábitos de higiene favorecen su aparición. El mismo problema gingival hace que quede al descubierto parte de las raíces. De esta manera, resulta usual que se produzca una sensibilidad dental exacerbada.

Finalmente, no podemos olvidar la posibilidad de la pérdida de dientes, con las consecuencias funcionales y de salud oral que esto conlleva.

Trastornos de la cavidad oral

La boca seca es otra de las patologías asociadas a la edad e, incluso, a la toma de ciertos medicamentos. Esto puede conllevar un mayor riesgo de sufrir caries, ya que la saliva ejerce una función protectora del esmalte.

La falta de saliva también provoca, en numerosas ocasiones, una afectación del sentido del gusto, que intensifica las carencias propias de la edad.

A la lista de trastornos de la cavidad oral propios de la edad avanzada hay que sumar las enfermedades periodontales. Así, por ejemplo, es habitual que las personas con diabetes o afecciones cardiovasculares tengan tendencia a la periodontitis.

Igualmente, has de tener en cuenta que la falta de piezas dentales y la pérdida de fuerza de la encía hacen que las personas mayores no lo tengan tan fácil para masticar. Esto puede afectar directamente a su digestión y comportar otros efectos negativos para su salud.

Para acabar, resulta conveniente tener presente que muchas de las personas mayores llevan algún tipo de prótesis dental. Si a esto le unimos la falta de una higiene dental tan pulcra como hace unos años, es probable que aparezcan infecciones típicas como la candidiasis oral.

La visita al odontólogo, indispensable

Todas estas patologías y enfermedades dentales hacen imprescindible la visita regular al odontólogo, que puede detectar ciertos problemas antes de que se desarrollen por completo y ofrecer herramientas que permitan un mayor bienestar al paciente.

Existen tratamientos para mejorar la cantidad y la calidad de la saliva, productos de higiene específicos para tratar los problemas de encías a esta edad e, incluso, prótesis específicas para mejorar la calidad de vida de las personas de edad avanzada en lo referente a su salud bucodental.

Tanto si estás al cuidado de una persona mayor como si tú mismo ya tienes una edad avanzada resulta necesario que visites al especialista periódicamente para prevenir enfermedades dentales.

¡Solicita una cita en Clínica Barreiro para la revisión de tu salud bucodental!